“Innovación y Reconocimiento en la Educación: Espiral Learning Fest”

¡Qué jornada la del 21 de octubre en Madrid! El “Espiral Learning Fest” celebró su decimoséptima edición, y vaya si dejó huella en mi corazón.
Nos reunimos no solo para premiar, sino para aprender. Más de 15.000 docentes de 17 países distintos han compartido su trabajo con nosotros a lo largo de los años, y en esta edición, los 67 proyectos presentados fueron la prueba de que en educación no dejamos de innovar.
Este año ha marcado la diferencia, no solo en la celebración del “Espiral Learning Fest”, sino en los corazones y mentes de todos los que participamos. La participación de ponentes destacados y la valiosa presencia de anteriores galardonados compartiendo sus proyectos, han añadido una dimensión de inspiración y celebración al aprendizaje.
En mi papel de coordinadora del jurado, he podido generar la nueva rúbrica del premio. Esta rúbrica no es simplemente un instrumento de medición; es una brújula que dirige nuestra mirada hacia lo que realmente importa: el desarrollo integral de nuestros estudiantes, donde el impacto en el alumno, la personalización del aprendizaje, el desarrollo del pensamiento crítico y la implementación de metodologías enfocadas en el desarrollo integral del estudiante se definen como los puntos cardinales que orientan nuestra enseñanza.
He tenido el placer de trabajar junto a un grupo de profesionales excepcionales que han dedicado su tiempo y experiencia a la tarea de evaluar los proyectos y quiero reconocer la labor y el compromiso de cada uno de ellos: Alberto González, Angi Blazco, Coral Regi, Elena Millán, Elvira Fernández, Esperanza Norohna, Frances Nogales, Francisco Javier Mesero, Garbiñe Larralde, Graciela Badilla, Joaquín A. Pagador, José Calderero, José Julián Prieto, Juan Domingo, Luis Sujatovich, Natalia Orenes, Paula Andrea Valencia Morales, Remedios Fernández, Romina Furcinitti, y Rosa Fernández.


En paralelo, he tenido el honor de ser parte del equipo de organización del premio, con Paulina al timón. Junto a ella, Jose Manuel, Paula, Rosa, Julián, Javier, Mérari, Juanfran, Nuria, Elvira, Jesús y Mariano han trabajado codo con codo, impregnando en cada tarea su pasión por la educación. Su compromiso y entusiasmo han sido cruciales para transformar el premio en un evento excepcional. Gracias a su esfuerzo y dedicación, hemos podido celebrar un encuentro que, sin duda, deja una marca imborrable en la trayectoria del Premio Espiral.

Los galardones entregados han sido el reflejo del deseo y la capacidad de innovar en la educación:

En la categoría IMPACTO EN EL ALUMNO A TRAVÉS DE LA GUÍA DEL DOCENTE, con proyectos que nos inspiran:
Oro: “Educación Paliativa/Pedagogía de la Emergencia”
Plata: “Yo te cuido, tú me cuidas”
Bronce: “Aprende a pensar tu mundo”
En la categoría IMPACTO EN EL ALUMNO A TRAVÉS DE LA INMERSIÓN TECNOLÓGICA, con iniciativas que abren ventanas al presente y al futuro:
Oro: “IRPA – Déjalos Crear”
Plata: “Via Criminis”
Bronce: “La T de STEAM en Infantil”
Por último, en la categoría IMPACTO EN EL ALUMNO A TRAVÉS DE LA COOPERACIÓN, con proyectos que tejen redes de solidaridad y concienciación:
Oro: “Nos movemos por la pobreza energética”
Plata: “SABERES ACTIVOS”
Bronce: “El Camino hacia el Trono de los ODS”


La página oficial del premio Espiral (https://premioespiral.org/) será el escaparate donde todos estos proyectos serán publicados, invitando a la comunidad educativa y al público en general a sumergirse en estas fuentes de inspiración y conocimiento.
Además, hemos otorgando menciones especiales a aquellos proyectos que, por sus singulares características, merecían un reconocimiento único.
En esta edición del “Espiral Learning Fest”, hemos querido ir más allá de los límites habituales, y hemos entregado una Peonza a Magisnet, como el espacio de contenido educativo más innovador. Igualmente, Ingrid Mosquera ha recibido una Peonza por su excepcional labor en la difusión educativa.
Pero hubo un momento que tocó nuestras fibras más sensibles: la entrega de una Peonza a la Trayectoria Docente a Javier Tourón. Su discurso, cargado de emoción e inspiración, fue un claro reflejo de la pasión y dedicación que caracterizan su admirable carrera.
Mirando hacia el horizonte, la próxima edición del premio ya asoma en el calendario, y es una invitación abierta a todos los centros educativos a unirse a esta celebración de la innovación y el logro diario en nuestras aulas. Es una llamada a continuar caminando juntos hacia la mejora y el enriquecimiento de nuestra labor educativa.

Deja una respuesta